Skip to content

El sucio negocio del amor

Llevaba las monedas apretadas en la mano sintiendo, oliendo, saboreando casi ese metal, ese olor insufrible de la moneda vieja que además no se borra, no se va, pero no importaba; el sudor que diluía la moneda en su mano blanca y tiesa no importaba, sus zapatos pletóricos de agua que estornudaban a cada paso no importaban, el vestido hecho excrementos, rasgado y deshonrado no importaba, la sangre en la rodilla no importaba, porque no iba a llegar. De cualquier manera y de alguna en específico, no iba a llegar al bus.

Se cambió las monedas de mano y aceleró el paso intensificando así el choque con la lluvia, con los hombros, pies y bolsos de los otros peatones; sacudió paraguas y generó insultos, y entendió que debía intentarlo. Debía jugársela. Miró para atrás por segunda vez.

Notó que iba perdiéndolo, que él también tropezaba, que los paraguas la lluvia y la gente iban disolviéndolo y un grito de ilusión se ahogó en su garganta pese a que ya le había perdido la fe a la esperanza. Contó las monedas mientras se las pasaba de mano, y cruzó una calle con pequeños saltitos de ciervo, con los ojos fijos en el bus estacionado al frente de la calle y, sorpresa malévola del destino, se lo encontró de frente en la acera: amenazador, animal, mojado y palpitante.

—¡Te di mi corazón, te regalé mi vida, te vendí mi alma maldita zorra! ¡¿Y así es como me pagás?!

Absolutamente todas las monedas dieron contra su cara. La que sonó una cuadra a la redonda fue la que le despicó el diente. Así fue como le pagó.

Loading
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

La vasija de Olena

Primero fue el texto

Olena me trajo un regalo del otro lado del mundo y con él su sonrisa de café y de tabaco. Olena me trajo…

Volver arriba