Saltear al contenido principal

La sed inextinguible de los extramuros

«Van ganando uno cero.

»Mira negrito, definitivamente no hay lugar más cómodo en el cuerpo para sostener un cuchillo que entre las nalgas, eso es sabiduría popular glandular universitaria lo que sea, nadie lo pondrá en duda jamás mientras gire este planetica azul porque los sabios antiguos lo pronosticaban a diestra y enhiesta: estás en una situación de calor, la cuchilla afilada del cuchillo, la lámina sensual y alongada se resbalará por entre tus nalgas y fluirá manantialmente flotando en una inercia líquida que jamás llegará a cortarte. Tal vez te depile un poco esos pelos tan remotos e intrincados, pero eso es todo.

»Si es una situación de frío, de helor de huesos, de esos témpanos que te ponen a orinar cada cinco minutos porque se te contrae la verija, entonces el cuchillo se sostendrá como indiferente, jamás abandonará su sitio, como un soldado bueno, como un gélido héroe ruso mantendrá su posición aunque le cueste la vida y la de su pobre familia rusa, y no te cortará porque estará inmóvil en el universo, inerte e invertebrado en medio de los vapores de su anal criogenia.

»Es multifuncional y polipatético, como dijo el profeta.

»¿Quieres que te parta esta piña en pedacitos o te la llevas así en semicírculos?

»Okey, son dos mil pesos… ¡Buen provecho!»

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.

No pares, ¡sigue leyendo!

Íncubos y súcubos

Carnada

Escucho murmullos, quejidos, gritos, y no son fantasmas, sino otras mujeres. Yo sólo espero que él venga y se lleve lo que me…

No sin ella

Llamada

Nadie escuchó sus pasos apurados bajar la escalera. Nadie imaginó que la joven favorita del pueblo, la más diligente y llena de vida…

Volver arriba