Saltear al contenido principal

Me acabo de chingar mi último cerillo (o de por qué debí comprar un encendedor)

Prendí un cigarro afuera de esa fiesta que, de no ser por tu presencia, hubiese estado muy jodida.

—–

Fueron más de dos horas mirándote adentro, mientras bailabas y besabas a alguien que te veía más el culo que los ojos.

Logré hacerme tan pequeño como para entrar y ahogarme en el vaso rojo. Pero ahí seguías, bailando al alcance de mis ojos hundidos en ron barato.

—–

Ya era de madrugada.

Pisé el filtro contra la banqueta, y sentí tu voz golpear mi piel.

Oye… ¿tienes luz que me prestes?

Cerré los ojos y antes de contestar pensé: eres un pendejo.

 

Loading
sgvn
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

El punk de la roma

Futuro

He caído Con mis discos perdidos Dando y dando vueltas En la Technics 1200 Suenan si quiero los toreros muertos Y si quiero…

Volver arriba