Saltear al contenido principal

Oda a la calentura

No logro entenderte. Fue hace un par de ocasos cuando salí a caminar y, al momento de querer compartir mis ideas con alguien, mi garganta se irritó y no pude hablar. Sin saber si era el clima o mi poca precaución para cuidarme del sol, regresé a casa en silencio.

Acomodé mi cama y me propuse leer ese libro que me esperaba, pero otra vez llamaste mi atención. Mi cabeza giró, no paraba, apenas me puse en pie sentí que a mi alrededor todo vibraba, estaba sumergida en un vértigo emocional. Y mientras tanto yo seguía sin encontrar explicación.

Decidí recostarme, cerrar los ojos y soñar. Poco a poco me dejé vencer, el calor me recorrió desde la punta de los pies. Luego de horas delirantes entendí lo que pasaba. Tú, mi cuerpo, querías expresar tu descontento: dejarte en el olvido. Me pedías un momento para hablar y, por fin, buscar nuestra armonía.

Loading
Escritora. Observadora de la vida y los detalles. Me gusta compartir lo que veo, escribir con un ojo en lo real y el otro en lo imaginario.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

El Dios de la peda

Comodidad

Hace tiempo que busco la manera de salir. De irme por entre las lineas de mi aliento loco, lento. Estoy hasta el fondo, nadando…

Los regalos comienzan por uno mismo

Primero fue la imagen

En el jardín era diciembre; el frío traspasaba la tierra. Quizás era la escarcha, la tristeza o la inmensidad del silencio. El paso…

Obtuso

Alquiler

Siempre fue cuadrado y, aunque tuviera cuatro ángulos rectos, siempre le dijeron obtuso. Al menos hasta que la conoció, después de eso él…

Volver arriba