fbpx
Saltear al contenido principal

Síndrome del conejo blanco

Zoom, zoom. Nadie podía percibir su rostro, apenas y se sentía una leve brisa de la velocidad con la que se movía aquel conejo.

¿De qué se esconde? ¿A qué le teme? ¿Qué lo mantiene a prisa?

Ese pequeño y blanquecino orejón nunca se detuvo a saludar. Sus días estuvieron marcados por el silencio y la soledad. Acostumbrado a vivir para trabajar, sin darse cuenta de que detrás lo seguía la muerte para advertir su final.

¡Ah, pobre conejo! si tan sólo no hubiese ignorado a la flaca aquel día que se tropezó con ella; si tan solo la hubiese mirado a los ojos podría haber vaticinado lo que viviría mañana, la última de sus jornadas.

Detente conejo ante la gente, las nubes; tropieza conejo que aunque vayas a prisa el mañana te alcanzará.

Loading
Arianna BN
Escritora. Observadora de la vida y los detalles. Me gusta compartir lo que veo, escribir con un ojo en lo real y el otro en lo imaginario.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

De Álvaro, para Clara

Primero fue el texto

Existe en el hecho de dar, en la entrega desinteresada, un pequeño suicidio del alma negra; cada vez que se extingue en la…

Volver arriba