Saltear al contenido principal

Sorpresa

Llegó a casa y miró detrás del refrigerador. La caja seguía allí, aquella caja que el mago Titus le había pedido que guardara. Seguía cerrada como desde aquel día y la llave escondida en la estufa vieja.

Desde esa noche, en sus pesadillas comenzó a soñar la asfixia, el ahogo que venía en las formas más inesperadas: las manos del mago, el estanque, la mutilación…

En vano intentaron encontrarla los otros, ella se encargó de escapar. Fugitiva de un destino impuesto, debía escabullirse hasta la propia cara del porvenir.

Él regresaría por ella y nadie más que él debería abrir la caja. Pero hoy, después de varios años de desaparecido, hallaron el cuerpo de Titus y ella supo lo que debía hacer.

Sacó la llave, la metió en el ojo de la cerradura y abrió la caja. Todas sus ilusiones se perdieron, miró por primera vez la realidad sin filtros ni analgésicos, sin expectativa alguna y desató su propio infierno interior. La caja la hizo mirarse en el absurdo más profundo.

Pandora vio la caja vacía, la pesada caja que estuvo revestida de ilusiones, que nunca contuvo nada sino un motivo.

Abrió las hornillas de gas y se sentó en el sofá a esperar a que llegaran los otros. Ya nada tenía sentido y estaba de sobra vivir.

Loading
Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Soy grafitero, autodidacta. Empecé a pintar hace aproximadamente 4 años de manera ilegal, para luego enfocarme en pintar de manera un poco más elaborada. También fui buscando algunas alternativas nuevas hasta llegar a la ilustración digital. Mi trabajo está basado en lo místico y religioso, en dualidades y deidades. Técnicamente me gustan las cosas mixtas y poder jugar con varias herramientas en un solo proyecto, pero sólo me gusta si es análogo. En mi trabajo digital me gusta usar únicamente la computadora, sin ninguna técnica extra.

No pares, ¡sigue leyendo!

Toda la noche vi crecer el fuego

Ciudad

¿Cuándo es demasiado honda la tierra? ¿la tersa mano de la demolición?, el ojo adormecido por las afasias y el pájaro equivocado que…

Volver arriba