Saltear al contenido principal

Sus ojos. Un filo.

Cambio la página. El filo de la hoja me corta. No hay sangre, pero la abertura está hecha. Una punzada. ¿Qué libro era este que me hiere? ¡Claro, claro!

Me fascina que sea un diálogo, uno de los Diálogos. Y hay una caverna. Sigo y sigo. La punzada también. Paso el dedo por las letras, las toco, las siento como si leyera en braile, como si una miopía visual se compensara con este tacto. Las toco con la cortada, con la herida que recibe las letras.

Siento en mi dedo reconstruirse esa tragedia de la caverna. Siento que la herida es la entrada de la luz que llega a esa oscuridad. Las venas esclavizadas de este mito. Las células, los hombres que no saben de la caverna, ni de la luz, ni de la oscuridad, ni de la herida. Tejido que se infecta con estas palabras. Con esta fuerza que obliga a llegar a la luz. Esta violencia de saber, de leer y ser invadido. Ya casi no hay poetas aquí. Letras en epidemia. Si me llegan al torrente sanguíneo ¿sacarán de mí también la poesía?, ¿me dejarán en la intemperie de la luz?

No quiero regresar a esa cueva, a esas cadenas y la cabeza inmóvil. Pero la luz… Edipo ya sin ojos. Él sabía. Él supo de la infección. Sus ojos sin luz…. Sus ojos vieron…

Loading
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Elusté Doyo

Primero fue la imagen

Elusté Doyo se encuentra cada día en el breve oleaje que le refleja desde el recipiente de ocasión. Contempla con afán los mares…

No somos hombre ni animales

Primero fue el texto

No somos hombres ni animales, no se podría decir que nos defendemos. El valor del hombre no es demasiado firme cuando no sabe…

Volver arriba