Saltear al contenido principal

La vasija

Después de dar tanto, de dar hasta que duele, generalmente sólo queda un corazón cansado de dar y ofrendar; un corazón seco, una vasija vacía que en cualquier momento puede resquebrajarse si no recibe un poco de calor que disipe el frío que lo marchita, una esperanza de que alguien lo acoja y lo cuide, lo proteja, lo cure y lo renueve.

Tomé su corazón la noche que las estrellas cayeron, esa noche en la que parecía que todo acabaría y los que habitábamos las aguas de la tristeza tratábamos de asirnos a alguna nueva ilusión para no quedar sepultados en el olvido. Ella lo arrojó casi sin pensarlo, movida por el deseo de volver a sentir, de volver a creer, de poder tener algún nuevo sueño que pudiera dilatar sus pupilas con nuevas y enriquecedoras sensaciones.

No fue fácil quedarme con él. Por un momento, el dragón que devora sueños estuvo a punto de arrebatármelo. Él no sabía que sólo era una vasija vacía, sólo obedecía al hambre de ilusiones que trataba de saciar con cualquier objeto que tuviera enfrente. Aun así trató con todas sus fuerzas de quitármelo con sus garras que brillan y cortan con cada destello de luna que se cuela al fondo del estanque, pero mis ansias por salir del letargo fueron más fuertes que su determinación. Al tener el corazón entre mis manos entendí que yo era el único que podía llenarlo, aun a costa de vaciar mi propia vasija.

 

Loading
Sr. Tomapastillas
Escritor. Es padre de una pulga atómica y huérfano de un niño que era demasiado bueno para estar en este mundo. Ateo por convicción y no por moda a pesar de la insistencia de el Diablo por acercarse a Dios, consumidor compulsivo de música y lector voraz por temporadas. Actor truncado convertido en pseudo-cinéfilo que evita las películas sin contenido, disfruta de las comedias ácidas y rehúye el cine gore. También disfruta de aquellas comedias románticas en las que todos son felices por siempre jamás (iluso). Tiene noches de insomnio involuntario, sobre todo cuando el peso de la vida le parece excesivo para llevarlo sobre sus hombros. Paciente rebelde que tiene miedo de tomarse las pastillas (cree que pueden volverle una persona cuerda). Rockstar frustrado, y escritor que vierte lo que piensa y siente en cualquier papel que se le ponga enfrente. Si les interesa conocerlo, amarlo, odiarlo, despreciarlo, etiquetarlo, felicitarlo o consumirlo, sólo tienen que leerlo.
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...

No pares, ¡sigue leyendo!

KFC. Ese animal

Error

Lo vi en esa charola roja, ese ser extraordinariamente monstruoso. Lo deseé en ese mismo instante, entre el olor a pollo viejo, a…

Volver arriba